lunes, 7 de enero de 2008

COMO APRENDI A LEER

Si me pidieran contar una experiencia que tuve con Páginas Amarillas, pues la primera que se me viene a la mente es la historia de cómo aprendí a leer.

Si bien mi abuela me leía un cuento todos los días – era época de apagones -, cada vez que llegaba la nueva guía telefónica me empecinaba en ver las letras, dibujos y las fotos, a las que fui asociando de a pocos con las palabras.

Relacionando figuras con letras, el grueso libro de color amarillo me permitió conocer los significados y los sonidos de modo más rápido que otros niños.

2 comentarios:

Pedro Armando Rosario Ubarnes dijo...

Uyuyuy. Que sobones son algunos. ¡Cómo y que barato se emputecen algunos! Que asco.
Digo yo y pregunto ¿si por un aparato rematable en "La Cachina" haces ésto, cuánto más haras por algunas modedas?.

Alberto de Belaunde dijo...

Estimado amigo, te soy sincero: jamás pensé que podrías escribir un post de solo 100 palabras, felicitacioneS!! jajajajaja